Por un ambiente relajado

Si en el cole un chico necesita, por encima de todo, sentirse feliz, en casa es preciso que le proporcionemos un entorno tranquilo que favorezca la concentración. De lo contrario, hacer los deberes puede convertirse en una tarea interminable. Un hermano revoltoso con el que comparte la habitación, el volumen demasiado alto de una radio, el bullicio de los autos en la calle o la televisión como ruido de fondo permanente no son los mejores aliados del estudio.

El cansancio acumulado durante el día también puede quitarle las energías necesarias para enfrentarse cada mañana a las matemáticas, la escritura o la lectura. Después de clase, a algunos niños les espera todavía un largo trayecto en el ómnibus hasta llegar a casa. Y otros realizan tantas actividades extraescolares (gimnasia, judo, inglés o piano) que apenas pueden disponer de tiempo libre, condición indispensable para concentrarse, por iniciativa propia, en algo que de verdad les guste. Como pintar, leer, jugar o, simplemente, mirar por una ventana y dejar volar la imaginación.

Posted in Aprendizaje

Tags:

RSS 2.0 | Trackback | Comment

Deja un Comentario

You must be logged in to post a comment.