Problemas en la alimentación de los niños

¡Qué confusión! Primero, cuando nacen, queremos que nuestro bebé sea gordo, bien rellenito, para pellizcarle los cachetes y la colita. Creemos que “gordo” significa sano.
Pero cuando van creciendo, toda esa filosofía se nos olvida. Enseguida empezamos a preocuparnos por la silueta de nuestro hijo, y cualquier kilo demás nos angustia. De repente, lo que al principio era salud, se convierte en preocupación.
Los chicos crecen así con un doble mensaje. Cuando bebés, nos invade la tristeza si no comen todo el menú que les habíamos preparado. Pero cuando son un poquito más grandes, nos desespera que el nene “se coma todo lo que encuentra a su paso”. ¿Cómo revertir esta confusión?
Primero, aclarando los mitos. Un bebé gordo no siempre es sinónimo de bebé sano. El sobrepeso puede indicar antecedentes de diabetes en la mamá, y traer consecuencias al niño, como la hipoglucemia o dificultades respiratorias. Es el médico la persona indicada para establecer si el peso del recién nacido es el adecuado para él.

Posted in Alimentación

Tags:

RSS 2.0 | Trackback | Comment

Deja un Comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>