Quererlos no basta, hay que demostrarlo

«Tocar no es sólo un estímulo placentero sino una necesidad biológica», escribe Phyllis K. Davis en su libro El poder del tacto. Desde que nacen, nuestros hijos necesitan que los tomemos en brazos, los besemos y acariciemos, y esto no es ninguna contradicción con la anterior afirmación de que los niños tienen derecho a rechazar […]

Read the rest of Quererlos no basta, hay que demostrarlo