Sonidos y voces variadas

Además de las voces de papá y mamá y de quienes lo rodean a diario, es importante que el bebé escuche otros sonidos. Para ello, hagan sonar un ruido suave cerca de él, y lentamente vayan acercando el objeto para que descubra la fuente del ruido. Puede hacerse con instrumentos musicales, con objetos caseros, con campanas o sonajeros. Háganle escuchar voces agudas y graves, altas y bajas, de cerca y de lejos, por la izquierda y por la derecha. Susúrrenle cosas al oído. Eviten que haya en su entorno ruidos que lo ensordezcan y lo asusten.

No olviden explicarle continuamente qué es lo que está escuchando. Si pasa un avión, explíquenle que eso es lo que se está oyendo. Cuando un automóvil hace ruido, díganle: “auto” (o colectivo, o motocicleta). Así desarrollarán su entendimiento.
La mente del bebé, que capta los sonidos a su alrededor, debe aprender a diferenciar entre distintos sonidos. Sólo puede lograrlo si escucha los mismos sonidos una y otra vez. Por supuesto que no deben hacerle escuchar en casa todos los días todos juntos. Elijan los que sean de su agrado, y repítanlos de a uno o dos por día, para no confundirlo. Pueden ir enriqueciendo el “repertorio” gradualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *