Comprar juegos pensando en su desarrollo

La decisión de qué material didáctico adquirir dependerá de la edad de los niños. Según vayan avanzando en su desarrollo, habrá que presentarles juguetes que se ajusten a sus posibilidades de acción. Así, atraídos por la curiosidad, irán manipulando, explorando e investigando y, progresivamente, desarrollándose en el terreno afectivo, físico, intelectual y social.

La cantidad es muy importante. Si tienen un exceso de juguetes, se sentirán desbordados e inquietos. La clave está en que haya los suficientes para satisfacer las necesidades de todos los alumnos y que estén agrupados según las actividades que permiten realizar. Conviene además que estén a su alcance, para que, libremente, puedan disponer de ellos. Son su material didáctico: en vez de libros de texto, juguetes. Pero, ¿sabemos para qué sirven realmente?

Rompecabezas:

Son juegos compuestos por un mínimo de dos piezas que, al unirse de forma correcta, forman una imagen. Existe una gran variedad de modelos con diferente dificultad (número de piezas, tipo de corte y complejidad de la imagen a reconstruir). Para los más pequeños convienen rompecabezas de plástico de dos o tres piezas, con cortes rectos, en los que se represente una única figura. Poco a poco, se irá aumentando la dificultad. Aparte de los de plástico para las primeras edades, hay de madera, que se deterioran menos, y de cartón.

Maratón:

Este otro juego es muy bueno para los que ya van creciendo, hay que saber integrar a los más chicos, haciendo excepciones para hacerle preguntas fáciles o ayudándole por ejemplo con opción múltiple. Este juego bien aplicado sirve mucho y hace que el niño absorba una cantidad enorme de información, provocando un mejor desarrollo del cerebro.

Videojuegos:

Aunque parezca mentira, los videojuegos son increíblemente buenos en el desarrollo de habilidades, obviamente no se recomiendan los juegos de guerra o que muestren algún tipo de violencia. Tampoco debería ser más de una hora al día y los papás son los que deben escoger los juegos a comprar, claro que el niño puede escoger pero es responsabilidad de los papás negarse a comprar juegos que le van a afectar más de lo que le puedan ayudar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *